La casa Dior sigue a la espera de la llegada de un nuevo director creativo, pero atentos, no habrá que esperar mucho ya que a partir de mañana sabremos quién dirigirá la firma francesa según un alto directivo del conglomerado de lujo LVMH. Mientras, Dior hacía acto de presencia en la pasarela parisina.

Lucie Meier y Serge Ruffieux apostaron por el negro y blanco en las prendas. La colección gira en torno a la histórica chaqueta bar, renovada una vez más por el duo creativo. A primera instancia todo parecía correcto pero la firma no desprendía la magia de la que ya habíamos sido testigo en otras colecciones. No se trata de eso la Alta Costura, de plasmar todo la capacidad creativa, incluso imaginativa del diseñador. Aún así, el desfile de Dior fue un despliegue de elegancia en blanco y negro, de camino entre lo masculino y lo femenino.