Cada una de las creaciones de la holandesa Iris Van Herpen puede ser considerada como una obra de arte en movimiento. Es de todos conocidos que esta diseñadora es extraordinaria pues en cada colección nos traslada a un universo singular donde el límite se encuentra en nuestra imaginación. Las propuestas que Iris Van Herpen ha presentado en París es prueba fehaciente de ello: looks que nos recuerdan a moluscos marinos, a un panal de abejas, o burbujas incrustadas en la piel.

La experimentación tecnológica en tejidos es su fuerte, al igual que la innovación en las siluetas y formas. Un trabajo extremo de patronaje que convierte a Iris Van Herpen en toda una artista.