La campaña de Antony Morato para la Primavera/Verano 2018, es testigo del cambio, en términos de estilo, del Minimalismo al Maximalismo. Describe a un hombre polifacético que no puede encerrarse en clasificaciones rígidas y que vive el cambio como su propia dimensión natural.

Por esta razón, el storytelling de la campaña SS18 se centra en los conceptos de movimiento y transformación que, marcando los momentos de la vida cotidiana de los hombres, conducen a una visión clara y coherente de un estilo de vida contemporáneo.

Inspirándose en la mezcla de estilos, la campaña expresa una actitud maximalista y dinámica a través de una representación visual de un par de hombres que caminan por diversos instantes de la vida cotidiana.