Author archives: Virginia Hernandez

Cuando desnudarse emocionalmente es lo difícil, lo fácil es bajarse las bragas

•••
Mari, estarás conmigo en que llega un momento en la vida en el que te cansas de conducir tus relaciones de la manera “correcta”, metiendo primera, acelerando para cambiar a segunda y así sucesivamente hasta llegar a quinta y pegarte, con perdón, el hostiazo… Por muy cautelosa y prudente que seas, a veces ni el airbag amortigua el golpe. Y es que cuando el co[...]

Cosas que hay que saber antes de empezar con alguien

•••
Ay Mari, qué equivocada estabas hasta ahora. Tu preguntándote si el chico con el que coincides todas las mañanas a las 08:35 en la cafetería de al lado de tu trabajo tendrá un estilo de vida similar al tuyo, para así no tener que renunciar a tener 4 hijos (Cayetana, Mateo, Jimena y Borja junior) o a pasar los veranos navegando por las costas menorquinas (tú [...]

Pon un cuñado esta Navidad en tu mesa

•••
Vale que siempre renegamos de ellos, ¿pero qué sería la Navidad si no la compartieses con tu cuñado? Además, él lleva todo el año preparándose para su gran actuación estelar, la noche del día 24 de diciembre (o en su defecto la del 31), no puedes defraudarlo y además debes mostrarte como un público agradecido. Y es que poner un cuñado esta Navidad en tu mesa[...]

Cómo sobrevivir a una gripe, estilísticamente hablando

•••
Mari, si ya has pillado un resfriado este año sabes perfectamente de lo que te estoy hablando, es prácticamente imposible mantener la dignidad en lo que a apariencia se refiere cuando una está enferma. Porque bastante tienes con mantenerte viva y acordarte de a qué hora te toca la medicación, como para preocuparte por tu outfit. Y es que una no se viste, sin[...]

Sabes que tienes un problema con las compras online cuando…

•••
Mari, cuando tienes un problema de adicción a las compras el primer paso es aceptarlo, después ya le pondrás remedio, más que nada porque el límite de tu tarjeta de crédito te obligará a ello. Seguramente ahora mismo estarás diciendo “¿Yo? Pero si hace un montón que no voy de compras, que la última vez que pisé un centro comercial éste se llamaba Galerías Pr[...]

5 platos que NUNCA hay que pedir en una primera cita

•••
Reconócelo Mari, cada vez que tienes una primera cita estrenas vestido, dedicas un buen rato a peinarte y maquillarte, te pones perfume en puntos estratégicos, stalkeas los perfiles online de tu cita, con el único fin de informarte sobre sus gustos y aficiones y así evitar que se produzcan silencios incómodos… A ver, que no es que seas tú seas un pelín psicó[...]

Cómo volver al trabajo después de las vacaciones (y no querer pegarte un tiro)

•••
¡Ay Mari! Qué bajonazo el último día de las vacaciones, hacer las maletas, cargar el coche, llegar a tu portal, subir en el ascensor con tu vecino del séptimo, la maleta, el perro y oliendo aún a protección solar, entrar por la puerta de tu casa, cerrarla tras de ti, dejarte caer de rodillas al suelo, llorar muy fuerte y preguntarte por qué con 20 años recha[...]

Cómo hacer una maleta y NO morir en el intento

•••
Mari, seguro que dentro de nada empiezas tus vacaciones, esas con las que llevas soñando casi un año, esas que tienes planificadas al milímetro, esas para las que te has empapado tanto de la cultura y la historia de la zona que podrían contratarte como guía oficial en la oficina de turismo, esas para las que… haces la maleta 5 minutos antes de que llegue el [...]

Cómo mantener la dignidad en la playa

•••
Sabes que el verano ha llegado oficialmente cuando Estrella Damm estrena su anuncio estival, en el que nunca falta gente guapa, botellín en mano, pasándoselo genial en enclaves paradisíacos… Como si el calor no fuese motivo suficiente para lanzarnos de cabeza a consumir ríos de cerveza. Pero la playa no es ese lugar idílico que nos venden en los anuncios y [...]

10 excusas para librarse de la temporada de bodas

•••
Mari, se avecina la temporada de bodas… Y tú sólo tienes 3 opciones: echarte a llorar muy fuerte porque tú morirás sola acompañada de tus 5 gatos, empezar a correr en círculos a la par que emites grititos y agitas los brazos en alto como si te hubiese invadido el espíritu de Macaulay Culkin en Sólo en Casa, o comenzar a trazar un plan para escaquearte con es[...]