No conozco a muchas personas -y mucho menos hombres- que se dediquen a la moda y que SIEMPRE vayan innovando con sus outfits diarios. Solo unos pocos son los privilegiados que tienen un don para esto de vestir siendo el más arriesgado: el resto vamos de oscuro y con pocos prints. Si bien yo en mi armario tengo bastantes prendas estampadas -y 23 chaquetas para el otoño! tengo un problema con los abrigos y zapatos…-, al final todo acaba por cansarme y recurro a los colores planos, y casi siempre, al negro.

La combinación hombre+moda puede dar a confusión: o bien en un sobre-esfuerzo extremo te unes al grupo de modernos de pantalones tres tallas menos, mezclando colores imposibles y mil estampados en un mismo look; o te unes al grupo de los que hacen un copy-paste de lo que ven en tienda, convirtiéndote en un maniquí de ZARA. ¿Y si no quiero ni una cosa ni la otra? Intentas -a veces en vano- improvisar, mezclar como si fueses el mejor estilista del mundo y claro, el resultado no siempre es acertado. Quieres ser atrevido, pero sin pasarte; diferente, pero no estrambótico; cool, pero no snob. ¡Madre mía! ¿Y si tengo que vestirme rápido? ¿Y si tengo un mal día y lo único que me apetece es ponerme una gorra -por aquello de no peinarme- y unos joggers? En estos días recurro a la tecnología: tengo un panel privado en Pinterest donde voy añadiendo ideas de looks masculinos para todos las ocasiones. Como una especie de ‘estilista virtual’ que me da ideas cuando tengo la cabeza llena de pájaros y no se me ocurre nada.

Para mí, el secreto del estilismo de hombre es que nos sintamos cómodos, nada de forzar la máquina, si algo no nos mola, descartamos! La idea es vernos bien, sentirnos guapos y no evitar los espejos para no ver las pintas que llevamos. Estos intentos de llamar la atención sea como sea a veces nos juega malas pasadas. Si no eres de colores, ¡no los uses! Si eres de gorras, ¿por qué no? Todo en su medida justa es bueno.

Por eso últimamente casi siempre visto de negro. Cuando me veáis en Instagram@antoniofdez_ con colores es que me siento creativo, pero si me veis de oscuro es que mi día pinta mal… Para mí la ropa es un reflejo de mi estado de ánimo y con el caos monumental que tengo ahora, mi estilismo y yo estamos pasando por una ‘relación complicada’. Estoy intentado salvar este matrimonio estilístico, por aquello de los tiempos pasados buenos y tal… Espero que pronto recupere mi vitalidad colorida y abandone el binomio -o mejor trinomio- negro, blanco, gris. Mientras tanto, os dejo una selección de ese panel privado en Pinterest, por si os sirve de ayuda. A mí desde luego sí.

Dress to express, not to impress

1cbb35161dc770085e3f5eeb6c66992a 3a042979d859a9cc9603961fd8bfb836

Monsieur Jerome

49f5ca28daea1ffe2a7f88071f27c98e 064e18a25804e31bd34e1d1e4bf022b0 c169b30bd655676fdd8baa118878b04e cda31539849d32f2581ec0d7dbd288a5