Ay Mari, qué equivocada estabas hasta ahora. Tu preguntándote si el chico con el que coincides todas las mañanas a las 08:35 en la cafetería de al lado de tu trabajo tendrá un estilo de vida similar al tuyo, para así no tener que renunciar a tener 4 hijos (Cayetana, Mateo, Jimena y Borja junior) o a pasar los veranos navegando por las costas menorquinas (tú que rezas cada día muy fuerte porque el muchacho sea de playa y no de turismo rural). Querida, el estilo de vida y los planes a largo plazo están muy bien para blablablá, pero lo que realmente importa son las pequeñas cosas del día a día, esas mismas que provocan que una persona te saque de quicio por completo a no ser que lo evite el valium y un par de visitas semanales a tu psiquiatra. Así que toma nota porque las preguntas realmente importantes son las siguientes:
1. “Completa la frase: Pagaría porque viniesen Tommy Lee Jones y Will Smith con su neuralizador de memoria de Men in Black si viese desnudo a …”. Servirá para romper el hielo y para que el resto de preguntas no le parezcan tan raras. Da igual lo que conteste, de momento no le juzgaremos.
2. “¿Eres de los que considera la pizza con piña una auténtica aberración o no?”. Si has arqueado la ceja tras su respuesta, puedes dar el test por finalizado. Lo siento Mari, sois totalmente incompatibles, no hay nada que hacer. No te engañes pidiendo la pizza por mitades, esa relación terminará cayendo por su propio peso, no es natural, no sois de la misma especie, no podéis cohabitar.
3. “¿De los Beatles o de los Rolling?”. Porque, Mari, espero por tu bien que sea más de conciertos y de cine que de tuning y de fútbol, ¿o acaso has conocido a este elemento en forocoches? Good luck, my Darling!
4. “¿Eres concebollista o sincebollista?”. ¡Ay, la tortilla de patatas! ¿Cuántas guerras se habrán librado por su causa?
5. “¿Sabes qué es Snapchat y cómo se utiliza?”. Agradécemelo, puede que algún día evites la cárcel por salir con un menor gracias a este test. Si sigues teniendo dudas y no quieres pedirle el DNI, hazle la prueba de las 3 enes: Nokia, Naranjito y Napster.
6. “¿Roncas?”. Obviamente es una pregunta trampa, todos roncan. Pero, ¿cómo de honesto es el muchacho?
7. “¿Tu museo preferido?”. Si te dice que el de cera, yo que tú empezaría a marcarme un Moonwalk a lo Michael Jackson para así desaparecer.
8. “¿Dejas los botes de champú y gel abiertos?”. No hace falta ser Jack Nicholson en Mejor Imposible para que te exasperen pequeños detalles como este, o que el lavabo se quede lleno de pelos tras afeitarse, o que no tire de la cisterna, o que deje sus calzoncillos tirados en el suelo del cuarto de baño en lugar de dentro del cubo de la ropa sucia…
9. “En caso de Apocalipsis zombie, detalla tu plan de huida”. Esta pregunta te servirá para averiguar su grado de frikismo y ver si estáis al mismo nivel, o en su defecto para comprobar lo enganchado que está a The Walking Dead.
10. “¿Recuerdas ese capítulo de Friends en el que Rachel y Ross hacían una lista de cinco famosos con lo que se podrían acostar sin que el otro se sintiera celoso? Pues es tu turno.” Si el zagal en cuestión no sabe qué es Friends, que sepas que te ha mentido en la pregunta sobre Snapchat.