En los últimos meses hemos sido testigos de una invasión en las calles de los crop tops, y es que pocas mujeres han conseguido resistirse a una tendencia que ha tenido a media población femenina integrando las tablas de abdominales en sus respectivas rutinas diarias. Sin embargo, lo realmente sorprendente ha sido encontrarnos con este mismo movimiento en el sector masculino. Porque sí, está pasando, los crop tops también están empezando a aparecer en los armarios de muchos hombres, y se trata de una tendencia que podría quedarse entre nosotros mucho tiempo.

La introducción del crop top masculino en nuestra sociedad no es algo reciente, a pesar de que las redes sociales hoy estén incendiadas a base de los hashtags #boysincroptops y #croptopmovement. La realidad es que los crop tops los llevaron los hombres mucho antes que las mujeres, especialmente en el ámbito deportivo, y a lo largo de la década de los 70 y 80 empezaron a expandirse por muchas otras industrias. Algunos recordamos a Billy de la película de culto de terror “Sleepaway Camp”(1983), o a un (muy) joven Johnny Depp protagonizando “Pesadilla en Elm Street (1984) — ¿y qué hay de Will Smith en la serie noventera “El príncipe de Bel Air”? — con esta prenda, y hoy en día muchas celebridades parecen estar uniéndose al movimiento. Kid Cudi por ejemplo, cuando actuó en el festival de Coachella del año pasado, o Jaden Smith, el excéntrico hijo de Will Smith.

sleepaway+01

Sleepaway Camp (1983)

will-smith-fresh-prince-w724

El príncipe de Bel Air

kid-cudi-crop-top

Kid Cudi – Coachella 2014

BswkHoSIcAA8Pgj.jpg medium

Jaden Smith

Pero, ¿a qué se debe todo esto? Se habla de una moda pasajera, de un desafío a los estereotipos de género, o incluso de un afán por llamar la atención. Una cosa está clara, si los crop tops han venido para quedarse, no se nos ocurre una mejor manera de motivar a los hombres a poner fin a esas barrigas cerveceras.