La creadora Nadège Vanhée-Cybulski con su primera colección para Hermès presentada este lunes, respetó al pie de la letra los códigos de la famosa marca francesa. Fue todo un éxito a juzgar por los aplausos, que sonaban más sinceros que de costumbre, tras su debut en la pasarela de la prestigiosa firma de lujo.

El mundo de la equitación ocupó un lugar central en el desfile, organizado en las caballerizas de la Guardia Republicana en pleno centro de París. La paleta cromática predominante fue el azul marino junto a otros tonos pastel aunque en ciertos momentos combinados con el amarillo.

La firma francesa apuesta por un patronaje sencillo pero cuidado al detalle, en el que las líneas rectas y las prendas oversize mandan.

Hermès se caracteriza por ser elegante y sobrio. No esta de más hablar del saber hacer buen uso de la piel en sus distintas calidades y texturas, sea el cuero, la napa, el ante o el visón, omnipresentes en la propuesta.

La creadora francesa de 36 años, que reemplazó a Christophe Lemaire hizo las delicias de los asistentes que asistieron al resurgir de una marca que se estaba ya quedando obsoleta.