Llega el verano. Nos venimos arriba y organizamos para irnos de viaje a Roma pero, un momento… ahora vamos con una niña pequeña y eso lo cambia todo… ¿o no?

El viaje en sí no ha sido lo complicado. Lo complicado ha sido conseguir los documentos para que ella pueda viajar. Como viajábamos dentro de la Unión Europea, nos bastaba con tramitar el DNI. Tanto el Pasaporte como el DNI requieren los mismos documentos, tienen la misma validez de 2 años, pero el pasaporte es más caro y vale para visitar cualquier parte del mundo. Así que depende a dónde vayáis, os interesa uno u otro.

¿Qué necesitas? Sobre todo tiempo. No dejes para el último momento esta gestión porque se puede demorar. Y aunque hay opción a hacerlo todo de urgencia, es mejor la calma.
Los documentos que te piden son un acta literal de nacimiento, expedido con menos de 6 meses de antigüedad y que se haya solicitado expresamente para el DNI o el Pasaporte. Se puede solicitar por internet y te llega a casa en un máximo de 15 días. Es muy importante que al pedirlo especifiques si es para expedir el DNI o el pasaporte ya que solo es válido si está especificado.
Así mismo necesitas un volante o certificado de empadronamiento. En mi caso, al ser un pueblo donde vivo, tuve que pedirlo físicamente en el Ayuntamiento, pero sé que también se puede pedir por internet.
¡Ah! Y una foto carnet de tu peque.
Cuando ya tienes toda la documentación, debes pedir cita en una comisaría de policía con los datos del padre/madre/tutor que vaya a acompañar al menor a realizar el trámite. En mi caso fui yo. No nos llevó demasiado tiempo, comparado con todos los trámites anteriores.

El siguiente paso era pensar en todo lo que podíamos necesitar para ella en el viaje. Aquí suele pasar que somos un poco exagerados y parece que vamos a viajar a un planeta en el que no hay de nada… ¡Tranqui que si se te olvida algo, lo puedes comprar!
En el avión se puede llevar una bolsa para la peque, que en nuestro caso no pagaba asiento y voló sobre mi regazo. Y está permitido llevar comida para bebés, leche o similares. Tiene que pasar un control especial de seguridad, pero no hay problema. Yo me llevé muchas cosas que luego no utilicé. Así que os aconsejo si tenéis poco espacio, llevaros lo imprescindible, pero de verdad.
Llevar un niño son todo ventajas porque el El vuelo fue bien aunque Mia no paraba. Le gustan mucho los aviones y le emocionó mucho volar. Para evitar que se le taponaran los oídos en el despegue, le dimos una botella de agua, ya que el tragar libera un poco la presión. Mucho juego, asomarse por la ventana, capítulos de Pocoyó, charlas…
El carrito no tuvimos que facturarlo. Nos dejaron llevarlo hasta la puerta del avión y una vez ahí, lo metían en bodega. Fue genial no tener que cargar con Mia, las maletas, bolsos… El único problema fue que al llegar a Roma, por normas de aquel aeropuerto, nos sacaron el carrito por el mismo sitio que las maletas, por lo que vivimos un momento de pánico… ¡Ya nos han perdido el carro! Y tuvimos que ir con la niña hasta las cintas de equipaje. Al final apareció (por otra cinta diferente, por eso no lo encontrábamos) y estaba sano y salvo. Podrían habernos arruinado las vacaciones…

La estancia en Roma ha sido muy satisfactoria, aunque nos ha hecho mucho calor y nos preocupaba mucho que Mia estuviese siempre bien hidratada, bebiendo mucha agua y refrescándola cada dos por tres. Ya come de todo y el potito que me llevé de emergencia vino de vuelta. Pasta, pizza, canolis… daba igual lo que le ofreciese, se lo comía todo.

Con lo único que hemos tenido algo más de complicaciones es con la leche, que llevarla todo el día en el bibi con este calor no era muy buena idea, y pedir un vaso de leche en algunos sitios suponía pagar 4€.. pero bueno, no era tan grave.

Con un niño hay algunas restricciones y es un turismo algo más relajado. Aunque hemos podido entrar en todos lados con el carrito y lo hemos visto todo. Es importante informarme un poco antes por internet de si es posible acceder con niños y sus carritos a los sitios, que normalmente se puede y además no suelen pagar en ningún sitio hasta las 2 años como mínimo. Yo me busqué blogs especializados en “viajar con niños” que lo explicaban muy bien.

Sin duda ha sido toda una experiencia y muy positiva, por lo que repetiremos sin pensarlo. La hemos visto disfrutar mucho y eso nos ha hecho disfrutar mucho más a nosotros. ¿Próximo destino? De momento la playa en Agosto…