El mínimo y el máximo en la moda varía según la cantidad de X que acompañen a las dos letras más odiadas del abecedario: la S y la L. El negocio está hecho para todos y la prueba de ello son las tallas que van desde la XXS a la XXL. Esto es la prueba de que todos estamos metidos en el meollo por mucho que nos queramos enfadar con las marcas. El tallaje puede variar de una cadena a otra y en una misma tarde lo que creíamos que era una 40 de pantalón puede convertirse en una 42. No has engordado en el trayecto de veinte metros que hay entre tienda y tienda sino que cada marca establece sus propias reglas del juego. La talla M universal esta lejos de ser realidad así que la única alternativa que nos queda es tomarlo con filosofía y actitud. Respira, espira, respira, espira… Mírate al espejo… No eres tú, es el pantalón. Es una simple talla.

Las tardes de compras se vuelven un suplicio en el momento en que algo no nos encaja, esa prenda que habías fichado nada más entrar y que aun sabiendo que no te va a sentar muy bien te empeñas en probártela. Lo único que necesitas es un arrebato de los tuyos, una amiga muy sincera y cruzar la pasarela… que sea lo que dios quiera. Te vienes arriba hasta que sales del probador. Error 404. Querías ser Mac y te quedaste en Windows. Esa cremallera que se negaba a subir te estaba dando un aviso desde el minuto uno pero a cabezota no te gana nadie. La cara de tu amiga lo dice todo a pesar de que sus palabras intenten suavizarlo. Tu orgullo está herido pero la indiferencia es tu mejor respuesta, por eso mismo te lo acabarás llevando convencida de que acabará entrando algún día, porque sí, porque viene el verano y si tienes un incentivo que ayude a cumplir el objetivo, mucho mejor. Los quince días de devolución no solo fueron inventados para blogueras y por eso mismo vas a tener el placer de protagonizar el primer cambio del año.

La frustración se vuelve mayor si la compra es online. Hubo un tiempo en que si no querías coincidir en modelito con nadie, ASOS era la segunda opción más segura por detrás de las olorosas tiendas vintage. El secreto no tardó mucho en extenderse y ahora es más eficaz seguir comprando en Zara. El tipazo que tienen las modelos de esta página y lo bien que se ve todo desde una pantalla sin tener que probártelo hacen de nuestro carrito de la compra un saco sin fondo. El momento crítico llega con el repartidor y la famosa caja de cartón al más puro estilo “Hay una cosa que te quiero decir” nos adelanta que el Huevo Kinder viene con sorpresa. Ese trapito no le hace justicia a tu cuerpo pero aun así le echarás la culpa a la iluminación de las fotos. La cuenta atrás para que te presentes en correos ha empezado… ¿Vosotros también recurrís a la imaginación para empaquetar el envío? Las devoluciones son la parte más aburrida del proceso y conscientes de ello se aseguraron de que no fuera gratuita. Yo me lo guiso, yo me lo como.

Dramas del s. XXI. La actitud puede con cualquier cremallera revoltosa. No se nos olvide que hablamos de una simple talla y que ante todo hay que llevar un estilo de vida saludable. Para más problemas lea las instrucciones de este medicamento y consulte al farmacéutico.

YOOX.COM