Como en un sueño, la mujer de Elisabetta Franchi camina en una dimensión mágica y surrealista donde las reglas se cambian y el tiempo y el espacio no existen, dando vida a un juego fantástico. Es esta dimensión onírica la que inspira la nueva colección Primavera-Verano 2019 donde la imaginación y la inspiración se mezclan con la realidad, destacando el brío de las mujeres en un laberinto que sirve de telón de fondo.

En los sueños, todo está distorsionado. Los elementos tradicionales toman formas no convencionales y extravagantes: los estampados recuerdan a cielos de colores con reflejos de luz realzados por materiales plásticoscombinados con telas; el color explota en una paleta viva, cobrando vida a través de bordados que crean un juego de matices como una explosión de fuegos artificiales, maxi lentejuelas con colores casi fluorescentes conjuran una lluvia de confeti de colores; los volantes de tul crean volúmenes vistosos; los estampados manchados se transforman en un juego abstracto de colores; el tweed clásico se combina con el denim con cadenas pintadas que se mezclan con el naplack y con estampados que evocan juegos infantiles, alternando con la letra inspirada en los dados alfabéticos, como en un tablero de ajedrez de colores.

De manera similar, los accesorios de PVC empapados en pintura agregan un toque seductor a la ropa y los zapatos plastificados y saturados de color, que recuerdan a caramelos y bombones, actuando como aliados en un juego de feminidad seductora.

En esta dimensión fantástica, las joyas también son cautivadoras y valiosas compañeras: como si una mujer pudiera vestirse de su sueño, los globos aerostáticos se convierten en candelabros preciosos, como los labiales y los frascos de perfume.
Buganvilla, polen, peonía y aguamarina son los colores que aparecen en esta juguetona dimensión, donde la mujer soñadora vive en armonía con su espíritu despreocupado.