Uno de los temas que me preocupaba mucho antes de quedarme embarazada era la ropa. «¿Qué leches me voy a poner cuando no sea capaz de verme los pies?«. Antes, cuando no me encontraba bien físicamente, tendía a descuidarme, a ponerme ropa ancha o el básico vaquero-camiseta-sudadera-zapatillas… y eso es un error. Cuando estoy baja de autoestima o de ánimos, lo mejor es coger el armario y buscarme algún look rompedor, para sentirme mejor. Pues exactamente eso es lo que pensaba que me pasaría cuando mi cuerpo pasara a parecerse más a una albóndiga con patas que a mi propio cuerpo.

Durante los primeros meses me vestía con la misma ropa de siempre, ya que al coincidir con el verano y que realmente casi ni se me notaba, podía ir con shorts y camisetas. Tiraba de vestidos fresquitos y sueltos, así como de camisas holgadas también para que la incipiente tripa no se notase. Esa fase en la que la tripa crece lo justo para que la gente dude al verte y no sepa si has cogido unos kilos de más durante las vacaciones o realmente estás en los primeros meses de embarazo. (Consejito: Nunca, nunca, nunca jamás se debe preguntar a alguien que ves con un poco de barriguita si está embarazada. Si es que no, te faltará tierra bajo la que esconderte en el instante que te diga que no.)

Fue a partir del 4-5 mes cuando empecé a ponerme en mis vaqueros de siempre el cutre-truco de la gomilla del pelo enganchada al botón porque ya no me cerraban y me lo tuve que plantear: ¡Tengo que ir de shopping pre-mamá!. Es cierto que no fue necesario renovar todo mi armario recurriendo a la sección pre-mamá de las tiendas, que además suele ser bastante fea tirando a horripilante. Hay muchas prendas normales que pueden valer. Yo probé con los pantalones pre-mamá de H&M y estoy encantada. Hay variedad y quedan como un guante. ¡Y además entré en una 38! Combinados con camisetas estrechas, bodies, blusas o camisas abiertas quedan ideales. ¡Me niego a parecer una mesa camilla!

captura-de-pantalla-2017-01-05-a-las-11-35-16

Boyfriend jeans + stilettos + body + abrigo candy: cool mamma!

captura-de-pantalla-2017-01-05-a-las-11-32-53

El binomio camel-negro combinado con unos zapatos cómodos para ir de
compras es siempre un acierto.

También me atreví con faldas de tubo elásticas, marcando barriguita. ¡No hay nada más sexy! Hay que aprovechar. Es un gustazo eso de ir luciendo barriguita ya que ese michelín rebelde que me quitaba el sueño ya no está. Lo importante es sentirte guapa, porque no estoy gorda, ESTOY EMBARAZADA!

captura-de-pantalla-2017-01-05-a-las-11-34-17

Este vestido lo encontré en rebajas en H&M (no es pre-mamá) y combinado con una perfecto rosa pastel es ideal para cualquier cita.
captura-de-pantalla-2017-01-05-a-las-11-35-33
Vaqueros pre-mamá + básica blanca ajustada + bomber: mamá cómoda y guerrillera!

 

captura-de-pantalla-2017-01-05-a-las-11-35-58
Vestido DaviDelfín ajustado + perfecto de cuero + bolso Chanel: look rompedor para un evento.