La marca de moda masculina de El Corte Inglés, Emidio Tucci, ha encontrado en Quim Gutierrez a un digno sucesor de Xavi Alonso. Su inquietud por la moda, su fuerza y su profesionalidad han convertido al actor español en el nuevo hombre Emidio Tucci. “Emociones”, de Jose Manuel Ferrater, es el concepto en el que se centra la campaña y nos presenta a un hombre actual, que no tiene miedo a expresar sus sentimientos y vivir la vida.

La firma masculina vuelve con un espíritu renovado. La colección de clara inspiración londinense nos trae prendas diferenciadas en dos líneas. La línea suit, sofisticada y elegante, con tejidos ligeros y en tonos grises y azules oscuros. Y la línea casual, con colores otoñales, verdes, terracotas y toques burdeos.

Quim Gutierrez está en racha. Acaba de estrar ‘Anacleto’ junto a Imanol Arias y vuelve a ser imagen de una marca de moda. Hemos hablado con el protagonista de la campaña que se estrena hoy 8 de octubre.

imagejjj1

imagelxasjhl2

Vemos a un Quim muy cómico, en la línea de personajes como el que hiciste en Primos o Tres Bodas de Mas. ¿Te dejaron libertad a la hora de explotar las emociones?

A grandes rasgos yo decidía la dirección que iba a tomar la emoción que interpretaba. La agencia y el equipo creativo de El Corte Inglés manejaban el termómetro de la intensidad de esa emoción.
Tuvimos una discusión sobre qué emociones escoger. Había emociones que se solapaban, como alegría y euforia.

En una solo fotografía es muy complicado congelar un sentimiento. Tenía que expresar pasión, pero al mismo tiempo todo tenía que ser estético y que no resultase agresivo para el espectador. Además el producto se tiene que ver bien y la emoción escogida no puede sufrir rechazo. Ahora suma todo eso en una foto.

El making off debería ser largo para que la gente pudiera ver el trabajo conjunto entre el fotógrafo, el equipo de El Corte Inglés y el mío hasta alcanzar el punto ideal de emoción.

Eres un fanático de la fotografía, ¿formaste parte en la toma de decisiones de la producción o la sesión fotográfica?

No. Fue un diálogo muy creativo y conceptual. Es vedad que como actor podía explorar mejor en el tema de las emociones pero al final la última decisión es de quién edita las fotos, quién elige cual sale, quién ve todo el trabajo que se ha realizado. Ha sido un trabajo muy colaborativo. Me han dejado hacer muchas cosas. Ha sido divertido hacer algo tan interpretativo.

Ya has realizado algunas sesiones fotográficas con compañeros de la profesión como Clara Lago, ¿te has planteado en algún momento sumergirte aun más en el sector de la moda, bien colaborando con una marca o bien profesionalizando tu trabajo como fotógrafo?

Me encantaría. Me resulta difícil imaginar algo concreto. Mientras me siga pareciendo divertido y además lo que haga sirva para que alguien venda su producto, mejor (risas).

Es verdad que vivimos en un momento en el que cualquiera puede hacer cualquier cosa. Cuando me dicen que soy fotógrafo me produce mucho pudor por los verdaderos profesionales de esa disciplina. Luego si lo pienso en la intimidad, un fotógrafo es una persona que dedica tiempo de su vida a salir a la calle y perfeccionar su oficio. En esta línea si podría considerarme como tal pero aun así siento mucho respeto por los profesionales que trabajan y viven de ello.

Siempre haré aquello que sienta que está a mi alcance. Me daría vergüenza hacer algo que esta por encima de mis posibilidades.

¿Que diferencias encuentras a nivel interpretativo, de producción, entre la campaña “Emociones” de Emidio Tucci y otras que hayas realizado en moda?

En este caso había algo muy honesto, muy interpretativo. En otras campañas aunque tu acumules verdad y tu generes tus emociones, lo que se pretende es que haya algo estético, que funcione bien y a la vez que sea intenso. Pienso en la campaña de Nina Ricci o en la que hice con Mert & Marcus, en las que se explotan las emociones pero al final es más acotado.

Con Emidio Tucci había algo emocional más presente. Te pedían emociones conscientemente y eso para alguien a quien le gusta investigarlas. Es lo que busco cuando hago fotos, veracidad emocional y estética.

¿Qué royectos futuros tienes después de Anacleto?

Tengo pendiente una serie que rodé para Telecinco con Salva Calvo. Se llama “El Padre de Caín”. Es la historia de un guardia civil en los años de Plomo, principios de los 80 en Euskadi contra ETA.