Hace poco un chico me echó 24 años (sí, vale, estaba oscuro y el muchacho con este halago sólo pretendía que terminásemos la noche perdiéndonos bajo las sábanas de su cama), el caso es que en cualquier otro momento la anécdota se habría desvanecido entre risas, miradas y gintonics… Pero, cuando falta poco para tu cumpleaños, todo lo que tiene que ver con la edad se te queda marcado a fuego.

Y es que medida que se va acercando esa fatídica fecha que te recuerda que vas a hacerte un año más mayor, una se empieza a replantear su vida… ¿Aún sigo teniendo edad para comprarme ropa en Bershka? ¿Tengo que sustituir las salidas nocturnas regadas de Jäger por las tardes con Moët en inauguraciones de exposiciones? ¿Irá siendo hora de hacerme algún retoquito?

Mari, no hay nada como cumplir años para que una no pueda parar de mirarse en el espejo. Que entras en el baño, te miras en el espejo; que entras en el ascensor, te miras en el espejo; que vas en el coche, te miras en el espejo retrovisor (hasta que te sacan de tu ensimismamiento los bocinazos de los coches que tienes detrás). ¿Eso es una arruga o una sombra? ¿Siempre he tenido la piel así o antes era más tersa? En fin, yo creo que de momento esto se soluciona con un buen sérum.

Te gastas la mitad de tu sueldo en cremas y tratamientos, pero el caso es que por mucho que te empeñes en ocultar el paso del tiempo, al final a una le pierde la boca. Así que hoy vamos a aprender cosas que NO debes decir si no quieres desvelar tu edad, sobre todo si estás ligando con un veinteañero:

  • Siempre hay que evitar frases del tipo “Yo a tu edad…” o “Cuando yo era joven…” porque Mari la juventud es una actitud, lo que cuenta es el espíritu y no el año de nacimiento que ponga en el DNI. ¿Desde cuándo te ha importado una cifra que no sean los números rojos de tu cuenta corriente?

 

  • No son buena idea frases del tipo “¡Qué curioso, eh! Las sneakers blancas, los mum jeans… Va a ser verdad eso de que la moda es cíclica”. Si él te mira con cara rara, tú cambia de tema y pide unos tequilas, el muchacho nació en los 90 y para él todas esas tendencias son nuevas.

 

  • “Uy, no. Mi límite son 4 copas, que ya no aguanto las resacas como antes. Ahora me duran 3 días.” ¿Cómo se te ocurre decir eso? ¿Por qué no le dices de paso que antes de que él hiciera la comunión tú ya estabas en COU? Aunque seguramente ahora también te tocará explicarle qué significan las siglas COU, BUP y EGB.

 

  • “Recuerdo a la perfección el día que murió Chanquete en Verano azul, ¿tú que estabas haciendo?”. Mari, ya te lo digo yo, no es que el chico aún no hubiese nacido, es que ni siquiera sus padres se habían conocido.

 

  • “¿No está muy alta la música en este bar?”.