Todo hacía apuntar que Gigi Hadid se convertiría en imagen de la firma: su fuerte presencia en el desfile de la colección Primavera Verano 2016 de la firma en la Semana de la Moda de Milán, encarna a la mujer Versace a la perfección y acompañaba a Donatella en la primera foto que subió la directora creativa a su cuenta de Instagram.

Gigi-Hadid-Versace-Spring-2016-Campaign03
Donatella Versace rompía todos los esquemas al presentar una colección alejada a lo que venía haciendo la firma. Su grito era el de una mujer en transición, una mujer en pie de guerra. El desfile se abrió con chaquetas entalladas, combinadas con shorts o pantalones anchos, llegó el turno de los monos, minivestidos y crop tops. Los zapatos siempre con plataformas. La colección de un inesperado color camel, fue acoplando tonos verdes -militar o verde oliva-, el camuflaje se instauró en las prendas, a veces, rematados con bordes horados o con la piel desnuda en los vestidos.

Gigi-Hadid-Versace-Spring-2016-Campaign02
Una jungla urbana en la que no faltaron la propia Gigi, Natasha Poly y Raquel Zimmerman -sus compañeras en la campaña-, andando al ritmo del DJ portugués Violet And Friends. Quizás sea por eso que la modelo Gigi Hadid encaje en el perfil de mujer individual, orgullosa de su carácter, y es que tuvo que enfrentarse a quienes la llamaban gorda. Un pequeño bache en el camino a lo más alto. Su presencia en Victoria’s Secret le daría ese último empujón.

Versace-Spring-2016-Campaign04
La campaña fue fotografía por el estadounidense Steven Klein, quien escogió como escenario los Lagos Salados de California. 200 millas cuadradas de sal envolvían a las tres tops, vestidas con los estilismos elegidos por Jacob Kjeldgaard, donde prima el color verde esmeralda, los amarillos, pinceladas en tono morado y el camel o negro.