Giorgio Armani presenta su campaña primavera-verano 2018, fotografiada en París por Sarah Moon.

Las fotografías tienen un efecto vívido, en el cual ‘pinceladas’ de luz, color y movimiento, cargadas de emoción, se transforman en prendas, accesorios y gestos humanos, creando campos de energía. Esta temporada Giorgio Armani ha elegido trabajar con una fotógrafa que es un talento indiscutible, alguien capaz de crear imágenes que sean tanto líricas como poderosas. Los modelos Daga Ziober y Simon Nessman son retratados en un enfoque suave con fondos abstractos y son capturados en poses dinámicas y suspendidas. El efecto es etéreo y evocador: cada fotografía es como una pintura, llena de vida y verdaderamente atemporal.

59fb0bb1f2163