Una de las cosas que más echo de menos que hacía con Antonio cuando solo éramos dos es ir al cine. No tenemos con quien dejar a la peque y si al precio del cine hay que sumar una canguro es mejor esperar a la paga extra…

Me encanta el cine. Soy muy fan de las películas míticas, de las sagas, de las series… y por suerte Antonio también. Solemos hacer maratones los fines de semana y en vacaciones. Somos de los que nos fundimos todas las temporadas de una serie en una semana a costa de no dormir… Y aunque desde que nació Mia hemos estado “algo” más entretenidos, aún así no hemos dejado de hacerlo. Lo que si hemos dejado de hacer es ir al cine. Dejar a un bebé por la noche con un desconocido, no nos convencían mucho. Así que lo dimos por perdido, y lo planteábamos solo cuando estábamos en Sevilla con la familia.

Pero gracias a la iniciativa de algunos grupos de mamis, se están llevando a cabo en algunos cines de la geografía española lo que se denominan “Sesión Teta” que aunque lo parezca, no tiene nada que ver con la “golfa”.

Son sesiones en las que proyectan pelis pero puedes ir con tu bebé, ya que la luz de la sala está levemente encendida, el volumen de la peli no está excesivamente alto y si un bebé llora, obviamente, nadie te mira mal. Puedes ir con tu bebé en su carrito, darle el pecho o biberón, que se duerma sobre tu pecho o lo que quieras mientras te ves la última de Woody Allen…

Nosotros lo hemos probado tarde, la verdad. Pero vimos que el domingo pasado proyectaban en los Cines La Vaguada la película Coco, de Disney, y era una peli que estaba deseando ver. Así que nos animamos a ir.

Es cierto que Mia está en una edad que es demasiado mayor para una sesión teta, pero demasiado pequeña aún para ir al cine porque es muy inquieta y su nivel de atención no se alarga las casi 2 horas que duró la peli. Así que disfrutó (y nos dejó disfrutar) de la peli la primera hora. Ya luego se puso un poco más nerviosa y me tuve que ir a bailar con ella al pasillo. Lo bueno es que en poco tiempo se acabó durmiendo y pudimos ver el final de la peli con ella sobre mi pecho.

La peli me encanto, y la experiencia no estuvo mal. Entiendo que es algo más enfocado a bebés más pequeños pero aún así es una iniciativa genial.

Además según me dijeron en la taquilla, los peques pagan a partir del año 6€ (¿perdona?) así que habrá que aprovechar!

Esto es solo un ejemplo más de que aunque se tengan niños, en mi opinión se pueden seguir haciendo las cosas que se hacían antes de ser papás. Bueno, casi todo…