Jil Sander: minimalismo en estado puro