Llueve y bajo mi paraguas me dirijo con paso firme por la emblemática calle Ortega y Gasset de Madrid. Son las 10 y cuarto de la mañana y mis ojos se cierran al compás de las gotas que me resbalan por las mejillas.

Atravieso las puertas de una tienda desértica donde me indican que el showroom organizado por Réplica se encuentra en la planta superior. Grato recibimiento en el que nos presentan la nueva colección de la casa Jimmy Choo.

El ballet centra la atención de los focos como inspiración para la colección de Sandra Choi. Basada en la emoción profunda que transmite la silueta del cuerpo de una bailarina, la colección explora, como si de un pas de deux se tratara, la relación entre el ballet y el bondage, el hecho de atar y sujetar el tobillo de una bailarina con una simple cinta.

El Otoño-Invierno 2015 anuncia el nacimiento de una nueva punta redondeada que encontramos en diversas siluetas, desde el clásico tacón de aguja a un zapato abotinado en cuero acabado con una delicada pieza de terciopelo.

Pero hoy no solo hablamos de tacones, también es el momento de pensar en el hombre según Jimmy Choo que se retira a su casa de campo para el fin de semana. Representa a un lord de la mansión que aporta un elemento de rebelión urbana a los clásicos establecidos. Tejidos tradicionales en tweed tartán y herringbone, terciopelo y jacquard con un tratamiento contemporáneo, estampados en cuero, con detalles fluorescentes y print en zapatillas de deporte y tiempo libre.

Salgo del universo Jimmy Choo con una mano en mi cartera, sujetándola, por si se le ocurre hacer una locura.

YOOX.COM