El mundo de la moda lloraba la perdida de Alexander McQueen, uno de los diseñadores con mayor potencial, y se preguntaba si su sucesor llegaría a entender la filosofía creativa del fundador. Sarah Burton tomaba entonces el mando por lealtad al equipo creativo y sorprendía a la crítica con su brillante reinterpretación de la memoria del diseñador británico, hecho que fue posible por el trabajo en conjunto con el que fuera director ejecutivo de la firma desde hace 12 años, Jonathan Akeroyd.

Hoy, el grupo Kering, al que la marca de McQueen pertenece, doce adiós a Akeroyd. A través de un comunicado, el conglomerado de lujo nombraba a Emmanuel Gintzburger como nuevo director ejecutivo. Gintzburger estuvo anteriormente en Saint Laurent (2009-2011).

IMG_2857

Emmanuel Gintzburger