¡Qué duro es el mundo de la moda! Y es mucho más duro si te hacen a un lado. De repente, dejas de ser un fenómeno de masas…

El gran John Galliano es un ejemplo de la relación moda-decadencia, sufriendo en sus propias carnes el desprecio de la industria. El diseñador de origen gibraltareño, también calificado como el “Enfant Terrible”, pasó de ser admirado a convertirse en un juguete roto.

En 2011 fue su declive, es lo que tiene proferir insultos antisemitas. Dior le “dio la patada” y casi toda la industria de la moda, la espalda. Sin embargo, Kate Moss y la periodista Anna Wintour le apoyaron cuando la sociedad le señalaba con el dedo por su comportamiento, del cual parece arrepentido.

Galliano ha sabido reinventarse y Maison Martin Margiela ha sabido verlo. Hace 7 meses se fijo en él y le rescató de los infiernos.

La casa Margiela estaba lista para una nueva y carismática alma creativa. John Galliano es uno de los más grandes e indiscutibles talentos de todos los tiempos y así lo demostró el pasado mes de febrero en la Fashion Week de Londres. Ahora solo nos queda saber… ¿Permanecerá en el cielo o volverá a descender a los infiernos?

YOOX.COM