No sé vosotros, pero llevo un tiempo pensando en que esto de las tartas temáticas se nos ha ido de las manos. Y es que el fondant de colores ha hecho mucho daño. Los horrores que puedes encontrarte al entrar en una pastelería que realiza este tipo de encargos son de lo más variopintos. Mi espanto favorito (y curiosamente el más solicitado) es al que yo llamo “Marquitis aguditis”. Esas tartas llenas de logos de Michael Kors, bolsos 2.55 de Chanel o zapatos de Louis Vuitton. Así, todo junto y sin anestesia. A menos que acabes de abrir una tienda multimarca o que el homenajeado sea estilista, eso es el colmo del horterismo y más aun, si la pobre pastelera no sabe ni como es el logo de Fendi. Pero el mundo de la repostería también nos regala cosas maravillosas, como por ejemplo, las que os traigo en mi post de hoy.
Con motivo de un número especial de la revista Cherry Bombe, la joven fotógrafa Catherine Losing acaba de publicar una serie de fotografías, en las que se ha propuesto plasmar la identidad de varias firmas de moda, a modo de tartas. A pesar de ser toda  una experta en esto de fotografiar comida, esta vez ha contado con la ayuda de Iain Graham, un reconocido experto en food styling. Y he de decir que el resultado ha sido fantástico. En las instantáneas, Losing y Graham nos retan a identificar a Dior, a Chanel a Missoni, a Fendi y a Burberry, entre tartas de manzana, icing de colores, y macaroons de rosas. Una preciosa propuesta que es todo un regalo para los ojos y seguro que aun más para el estómago.