Hace unas semanas huí de la urbe madrileña, me escapé a descansar al sur del sur. Las playas de Tarifa están cargadas de significado para mí, allí es donde realmente consigo desconectar de todo, y siempre que puedo me llevo mi tabla de surf.

En este look llevo una sudadera ligera de ZARA, con la parte superior en antelina de color rosa. Cuando sales del agua al atardecer, refresca un poco y como la idea es llevar poco equipaje -sólo lo necesario!- ésta sudadera se convierte casi en un básico. El bañador que llevo en color verde es de PRIMARK. Y qué decir de mi tabla! Está pintada a mano por mí, con un efecto mármol y una pequeña frase en la trasera, muy personal. Un maestro shaper me la resinó para protegerla y estoy encantado. El grip es de Quiksilver.

Qué ganas de que llegue el verano!