#BabyMia está hoy en este mundo gracias a TUENTI. Bueno, evidentemente no solo por eso… Algo más hemos tenido que hacer, eso está claro, pero se podría decir que todo empezó gracias a la mítica red social.

No mucha gente conoce esta historia…

Yo me encontraba un poco perdida. Después de ir dando tumbos por la vida y de darme golpes mortales contra el amor, mis esperanzas de encontrar pareja empezaron a desaparecer. Por más gente que conocía, no conseguía encontrar alguien interesante, que pudiera llegar a sorprenderme. No es que no encontrase la horma de mi zapato, es que no encontraba ni unas simples babuchas con las que estar a gusto durante el invierno.

Captura de pantalla 2017-04-28 a la(s) 10.40.10

De casualidad una noche, cotilleando en la hoy ya difunta red social Tuenti, me topé con las fotos de una compañera del instituto que celebraba el cumpleaños de otra chica y entre todos los presentes estaba él. Fue amor a primera vista… bueno, amor lo que se dice amor al principio no fue. Sería más sincera si dijera que me pareció guapísimo y que estaba como un quesito del caserío. Pa mojar (pan). Fue más bien un flechazo. El amor llegaría después. Pero ¿qué podía hacer? Con la compi del instituto apenas tenía relación así que no tenía excusa para pedirle que me lo presentase y cualquier otra opción que se me pasaba por la cabeza era absurda.
Me armé de valor -todo el que hace falta en una red social tras una pantalla de ordenador- y le mandé un mensaje privado que decía: “Hola guapo!”... bueno, para ser sinceros ponía “Ola wapo”. Vale, ya sé lo que estás pensando… ¡No me juzgues! Era joven y al menos no utilizaba la combinación de mayúsculas y minúsculas que hacen que te sangren los ojos.
En ese momento pensé que jamás me contestaría. Era demasiado guapo, seguro que tenía novia, además no estaba a mi alcance…

Captura de pantalla 2017-04-28 a la(s) 10.39.18

Al día siguiente, contra todo pronóstico, tenía el tan deseado simbolito que te decía que había una notificación nueva y ¡sorpresa! Me había contestado con un:

– “Hola, ¿nos conocemos?”. Yo respondí:

– “Ojalá” – Ya de perdidos al río. ¿Qué podía perder?

Él me comentó que eso se solucionaba con una café. – Tampoco se quedaba corto al echarle morro al asunto. – Así que quedamos. Era el mes de Junio de 2009, y la noche que nos conocimos parece que se detuvo el tiempo. Hablábamos como si nos conociéramos de toda la vida. Como si fuéramos dos compañeros de la infancia que se acababan de reencontrar. Compartíamos gustos, amigos, pasiones, teníamos aficiones comunes como la fotografía… Bueno, en mi caso era una afición, en su caso acabó siendo su profesión y pasión. Era demasiado bonito para ser verdad.. Pero fueron pasando los días, las semanas, los meses y nos íbamos dando cuenta que éramos el uno para el otro. Nos habíamos encontrado.

Captura de pantalla 2017-04-28 a la(s) 10.30.44

De esto hace ya casi 8 años, en los que nos ha pasado de todo. Hemos convivido, hemos trabajado juntos en muchos proyectos, hemos compartido ilusiones, hemos viajado, nos hemos reído (muchísimo), hemos llorado,…  En 2014 nos casamos, que no fue más que una excusa para montarnos un fiestón y celebrarlo con nuestros familiares y amigos. Celebrar que nos queríamos y que éramos muy felices.

Captura de pantalla 2017-04-28 a la(s) 01.32.47

Y este año hemos llevado a cabo el proyecto común más importante de nuestras vidas. Hemos sido padres. Una aventura que nos daba un poco de miedo al principio, pero que cada día que pasa estamos más seguros de lo que hemos hecho y más felices, aunque me parezca imposible. Pero en el fondo juagaba con ventaja, ya que estaba confiada. Sabía que él era la persona perfecta con la que pasaría el resto de mi vida. Él era mi alma gemela, mi media langosta 🙂

Captura de pantalla 2017-04-28 a la(s) 01.41.03

Quería aprovechar y dedicarle este post no por nada en especial ni porque sea una fecha señalada, sino para darle las gracias por ser mi compañero en la vida, por estar siempre a mi lado, en los buenos y en los malos momentos. Gracias por compartirlo todo conmigo. Por hacerme reír tanto cada día. Por acompañarme a cada paso que damos en esta vida, por ser el hombro sobre el que apoyarme cuando más lo he necesitado, por luchar juntos contra viento y marea, contra chismorreos y gente tóxica que trataba de separarnos. Gracias por tu amor, tu cariño, tus caricias… Gracias por enseñarnos mutuamente a ser mejores personas cada día. Gracias por no soltarme la mano. Gracias por dejarme cuidarte. Gracias por ser tú, tu lado más sincero, profundo e íntimo. Gracias por dejarme enseñarte los rincones más ocultos de mi persona sin alejarte de mi. Gracias por no ser como ningún otro.

Captura de pantalla 2017-04-28 a la(s) 10.32.02

Gracias por pasar las noches en vela a mi lado cuando Mia no quiere dormir, por compartir esta aventura de la paternidad conmigo de manera tan intensa, gracias por ser el padrazo que estás demostrando ser. Gracias por ser como eres. Gracias por elegirme como tu compañera de vida. Y gracias por hacerme mamá. No podía haber elegido un mejor padre para Mia.

Antonio, mi pareja, mi apoyo, mi TODO. Te quiero.

Captura de pantalla 2017-04-28 a la(s) 01.34.57