Palomo Spain presenta su colección Primavera Verano 2018, la quinta del diseñador maleno Alejandro Gómez Palomo, a la cabeza de la firma española. El escenario elegido ha sido el Hotel Wellington, lugar de referencia en Madrid y marco ideal para comprender la idea que el equipo de Palomo ha intentado transmitir con esta, su última propuesta. Para comprender la temática detrás del desfile, hay que retroceder en el tiempo y analizar la trayectoria de la marca. Palomo, que ha cumplido 1 año de vida este pasado mes de Febrero, ha dado la vuelta al mundo y ha presentado en Moscú, Nueva York y París. En su estancia en estos lugares, Alejandro se ha cruzado con todo tipo de individuos. Son nuevos amigos que aparecen durante el viaje, es también el staff de los hoteles en los que ha dormido, sus huéspedes y visitantes varios…Un constante entrar y salir de personajes que alimentan su imaginario, su estética y convierten el desfile en un vistoso guiño a todos esas personas que se han cruzado en su camino. Igualmente habiendo dado contexto a su colección, Alejandro vuelve a retroceder en el tiempo y reflexiona sobre viajeros y estéticas icónicas que se ha traído consigo del mundo de la música, el cine o el teatro musical.

El diseñador concibe el espacio del hotel como el punto de encuentro de todos estos personajes, que conviven en un escenario que hace un llamamiento a la elegancia, sin importar el status social o la procedencia. Alejandro reivindica una manera personal de vestir y la comodidad de cada personaje con el estilo que él mismo ha elegido para sí.

Desde el gerente del hotel, los botones, la cocinera y las camareras de cámara, hasta la jequesa árabe o la heredera del imperio metalúrgico. Pasando por el traficante de drogas, la prostituta, el cowboy, el motorista, hasta llegar a la clásica novia, personaje recurrente en los shows de Palomo, que esta vez ha optado por un estilo setentero muy original.

Para narrar la historia de todos estos personajes, el diseñador ha diseñado un desfile que se desarrolla durante toda la jornada de trabajo del hotel: Desde el despertar de los primeros huéspedes a bien entrada la noche, la fiesta. En un despliegue de color y textura, Alejandro presenta una colección, la más grande hasta el momento, en la que democratiza el uso de costosos tejidos como las sedas, las lentejuelas, el punto fino pero también da importancia a tejidos más cotidianos como la toalla, la sábana de algodón o el vaquero.

Completando los looks de los personajes que han cautivado a Alejandro esta temporada, el diseñador se ha sumergido en el mundo de los complementos, lanzando su primera línea de bolsos. Estos van desde el básico de día, un clásico instantáneo, al bolso de noche, pasando por el bolso maleta, que desafía la gravedad.Asimismo, ha desarrollado una selección de calzado que acompaña a la perfección a cada uno de los estilos que presenta con sus personajes. Una vistosa colección de zapatos que recuerdan a aquellos utilizados por los cortesanos de los palacios europeos de los siglos XVII y XVIII, fruto de la colaboración con Arpent Studio.

Además, la alianza con Converse continúa en el quinto desfile del diseñador cordobés para acercar su propuesta couture a los códigos estilísticos de su audiencia más joven, incluyendo en el estilismo la sneaker más icónica de la historia: la Chuck Taylor All Star. Palomo Spain selecciona la silueta 70’s como abanderada para reforzar y dar credibilidad a los looks matinales del show. Converse Chuck 70’ acompaña la línea athleisure de esta colección; más depurada y casual, con el blanco como protagonista y con una clara inspiración retro.Palomo Spain continúa confiando en el espíritu audaz y transgresor que Converse impulsa y que es vínculo de union indiscutible entre ambos para seguir inspirando a las nuevas generaciones de la cultura youth.Sobre la pasarela vemos una vez más la armonía estética entre la exagerada sofisticación y la actitud relajada de la sneaker.

El beauty, firmado por Baltasar González Pinel para M.A.C Cosmetics, despliega todo su potencial con la variedad de estilos posibles de un día completo en Hotel Palomo, desde los looks matinales frescos y naive, bronceados de media tarde a looks shiny de fiesta. La propuesta de peluquería, a cargo Ezio Diaferia para Wella, interpreta también de forma magistral el día a día del hotel, con apuesta por la informalidad y estilo out of bed en los looks de mañana para dar paso a la sencillez del día a día y para terminar con looks wet de inspiración años 20 en la propuesta más noctívaga.Para los tocados, el milliner Betto García, con sede en Valencia, ha prolongado su colaboración el diseñador, dando lugar a una serie de sombreros y tocados que, si bien más sobrios que en pasadas temporadas, hacen honor a la elegancia que Alejandro reivindica con esta colección Primavera Verano.Las joyas son producto de la última colaboración con Sara Tejerina, que en Objeto Sexual, ya debutó aportando sus manos para la confección de abalorios de Palomo.

El broche a los complementos corre a cargo de Kaleos Eyehunters, con tres modelos de gafas de sol que potencian la inspiración setentera y lujosa e inspiran al mismo tiempo una fuerte motivación cosmopolita. Los modelos Fossey, Wallace y Hancock refuerzan los looks de atardecer con siluetas angulosas, rotundas y a la vez sofisticadas.La música ha sido diseñada por el dúo Chico Trópico, cuya contribución Set Live resulta esencial para enmarcar apropiadamente a cada uno de los personajes de Palomo.

 

Fotógrafo: Filip Custic
Hair: Michaem Delmas (Atomo Management )
Makeup: Dariia Day (Atomo Management)
Modelos: Adrián Marín, Pol Roig, Corentin Renault (Bananas), Dylan (Rockmen), Max Torres, Candela Capitán & Guillen.
Producción : O Creative Studio
Asistente de estilismo: Juan Camilo