Ahora que acabamos de estrenar el año no paro de leer por todos los lados un montón de predicciones sobre lo que me depararán los astros para este 2015. Que no es que yo sea muy de horóscopos, vamos que me da igual que seas Aries o Capricornio, es más, probablemente, te preguntaré antes si eres de stilettos o de slippers, si eres de los Beatles o de los Rollings, si eres de María Escoté o de Teresa Helbig, o si prefieres la tortilla de patata con o sin cebolla… Eso sí que sirve para clasificar a las personas y no su fecha de nacimiento.

Pero bueno, en vista de que no hay revista o publicación que se precie sin una sección dedicada al horóscopo, Mari a continuación voy a predecirte qué tal va a ser tu año 2015, independientemente de cuándo sea tu cumpleaños, fíjate si soy buena en eso de la adivinación. ¿Ahora qué se lleva? ¿Los posos del café o la bola de cristal? Bueno es igual, yo te voy a leer el futuro en función de lo que cuelgas en las redes sociales.

No te conozco mucho Mari (porque aquí la única que escribe y se muestra un poco soy yo), pero creo que no me equivoco si digo que a ti lo que te importa de verdad es saber si vas a deshacer alguna cama ajena. Llamémoslo amor si quieres. Pues por lo que veo en tu Facebook a ti te encanta Alberto (sí, el de administración), siento decirte que tú no le gustas ni un poquito, pero, si te sirve de consuelo, Paco, el amigo de tu primo, está locamente enamorado de ti. Que ¿cómo lo sé? Fácil, tú no paras de darle a me gusta y comentar cada una de las publicaciones que postea el chico de tu trabajo y a su vez, Paco hace lo propio con cada una de tus entradas. ¡Con lo fácil que sería que a una la correspondiesen! En fin Mari, deja de desperdiciar tiempo y energía con ese muchacho del trabajo por muy alto y muy guapo que sea y fíjate otro objetivo (a no ser que Paco te haga gracia), o yo qué sé, sal por ahí e improvisa, hay muchos chicos en la calle. Vamos, que malo será que en una noche de todos los fines de semana que tiene el año no se alineen los astros bajo la influencia de Urano, para que puedas engañar a algún zagal. Y si no, mi queridísima (inserta aquí tu signo del zodiaco) siempre te quedará Paco.

Con respecto a tu salud, si me fío de todo lo que cuelgas en Instagram, lamento decirte que te quedan dos telediarios. ¿Nadie te ha dicho que tanto brunch a base de donuts y muffins no es bueno? Por no hablar de esos gintonics y cócteles de todo tipo de colores… Madre del amor hermoso, ¿tú has oído hablar del colesterol? ¿Y de la cirrosis? Querida, me preocupa tu bienestar, cuídate. Y por favor, deja el Jäger, él no es tu amigo.

A juzgar por tu actividad en Twitter, Facebook, Instagram… Trabajo, lo que se dice trabajo no tienes mucho. Así que una de dos, o eres funcionaria (¡Enhorabuena! Ahora ya me cuadra lo de todas esas fotos de cafés) o no tienes de amigo ni de seguidor en ninguna red social a tu jefe. Amiga, deja el Smartphone y el ordenador un ratito y céntrate en tu trabajo, ya verás que cuanto más productiva seas, mejor te vas a sentir, con lo que además de ganar en salud, vas a tener la autoestima por la nubes. Vamos, Mari, que es la pescadilla que se muerde la cola. Oye, lo mismo hasta te ligas a Alberto. Era bromi, eso no va a pasar nunca, pero lo que sí conseguirás es mantener tu puesto de trabajo.