Salvatore Ferragamo es posiblemente una de las firmas más veteranas del made in Italy que elevó al país de la bota a ser una de las capitales de la moda. Esta temporada, la colección masculina de Salvatore Ferragamo vuelve a códigos más elegantes y tradicionales, formando un lienzo magistralmente adaptado sobre el que se aplica una rica paleta de tejidos, colores, texturas, motivos y volúmenes.

Los clásicos Oxfords de Ferragamo, presentados en cuero o ante, algunos forrados en el inferior con piel de oveja coloreada o extendida la bota hasta el tobillo; son el punto de partida para una colección que transforma el armario de ropa masculina clásica en una plataforma para el carácter, las emociones y la experiencia. Las pendas exteriores exploran nuevas yuxtaposiciones, donde la nitidez y la suavidad interactúan para crear un nuevo lenguaje en el vestir. Lo excepcional de los tejidos se hace patente en los trajes a medidas, fabricados con la mejor angora británica y lana italiana en estampados Herringbone, pata de gallo y Príncipe de Gales.

Massimiliano Giornetti, director creativo de la firma, crea una colección con identidad, de acuerdo con la personalidad, estilo de vida, deseos y necesidades de cada hombre. Toda una declaración de libertad en un mundo cada vez más homogéneo estéticamente hablando.