La segunda jornada de la Alta Costura en París abría con Bertrand Guyon para Schiaparelli. El diseñador francés se incorporaba en abril de 2015 como director creativo de la firma tras el despido fulminante de Marco Zanini y el resurgir de Schiaparelli. El lugar escogido para la presentación fue el lujoso Hôtel d’Evreux en la Plaza de la Vendôme (famosa por sus tiendas de joyería).

La escenografía orientaba a los asistentes de lo que podría verse en la pasarela. Era el segundo desfile que Guyon realizaba al frente de la firma y tenía una tarea clara, devolver Schiaparelli al lugar que le corresponde. La sala estaba decorada con platos de porcelana y emmoquetada en dibujos de aires surrealistas. Todo un despliegue intencionado, ya que Schiaparelli únicamente desfilará para la Alta Costura. Las modelos llenaban el escenario con diseños que evidenciaban la inspiración del diseñador francés: la alta gastronomía. Así pues, el desfile se llenó de vestidos de ensueño en el que asomaban estampados de juegos de vajillas o hortalizas; chaquetas bordadas con motivos en forma de fruta, flores, mariposas; una langosta que asoma por el pecho de una de las modelos; y accesorios sugerentes situados en lugares totalmente inesperados, como la guinda que colgaba del pezón de otra modelo.  Toda una oda a la Alta Costura que Guyon ha sabido dirigir, convirtiendo sus diseños en algo excepcional.