El corto de Caruso representa y promociona el concepto que inspira a la firma: EL ESTILO DE VIDA DE UN BUEN ITALIANO dando a conocer al mundo todo el territorio italiano, y no solo los lugares más turísticos, territorio impregnado de ese savoir-faire que han hecho única a Italia con una narrativa que utiliza el lenguaje de los cuentos de hadas y un acercamiento artístico a lo “suspension of disbelief”.
El video protagonizado por el actor Giancarlo Giannini en el papel del Príncipe Meli Lui de Soragna, invita a los dos turistas británicos que por azar llegan a su residencia, a su mesa, invadida de culatello proveniente de la mejor bodega de Italia (la “Antica Corte Pallavicina”  de los hermanos Spigaroli) junto a los vinos locales, de las bodegas del renombrado y premiado restaurante de Soragna, “La Stella D’Oro”. El toque final llega con la transformación del invitado, que primero viste con una chaqueta y pantalones bombachos para paseo en bicicleta , y es acompañado por el leal mayordomo y testimonio de Caruso, al vestidor del príncipe y es invitado a llevar un impecable traje azul.
Todas las prendas que aparecen en el corto, que dura 5 minutos en su versión completa, estarán disponibles para su venta en las tiendas Caruso de Milán y Nueva York y en la tienda online thecorner.com, la lujosa tienda online  que ofrece una selección de prestigiosas firmas internacionales.

Sinopsis.

Una pareja de turistas británicos en bicicleta se encuentran por azar con una pequeña casa de campo derruida, que desvela, a través de su puertas el interior de una residencia principesca: el comedor del Príncipe Meli Lupi de Soragna, en el que destacan algunos de los frescos barrocos más importantes del norte de Italia.

El príncipe, interpretado por el actor Giancarlo Giannini, es muy hospitalario e invita a los dos turistas a su mesa, invadida de culatello proveniente de la mejor bodega de Italia (la “Antica Corte Pallavicina”  de los hermanos Spigaroli) junto a los vinos locales, de las bodegas del renombrado y premiado restaurante de Soragna, “La Stella D’Oro”.
El toque final llega con la transformación del invitado, que primero viste con una chaqueta para andar en bicicleta y pantalones bombachos, y es acompañado por el leal mayordomo y testimonio de Caruso, al vestidor del príncipe y es invitado a llevar un impecable traje azul.