Vale. Sí,… solo han pasado apenas unas semanas, pero para mí es como si hubiesen pasado meses.
Meses desde que estábamos con los pies en remojo en la orilla de las playas de Zahara (Cádiz), torrándonos al sol sin mirar ni el móvil, ni el reloj, ni nada..
¿Por qué dura tan poco el verano y luego el invierno es más largo que un día sin pan?
Han sido unos días maravillosos.
Paseos por la playa buscando conchitas y cogiendo todas, TODAS las piedras que nos íbamos encontrando. TODAS. Tengo un bote de cristal hasta arriba.
Siestas en la toalla bajo la sombrilla con la babilla cayendo.
Puestas de sol de película.
Baños infinitos en la piscina.
Verla reír, disfrutar de la familia, descubrir cosas nuevas… Ya es muy conscientes de todo y la curiosidad la ha convertido en toda una exploradora sin miedo a nada. Ni siquiera al agua en la piscina. En cuanto entró en contacto, se transformó en una rana. Ni manguitos, ni flotadores ni nada… toda mi investigación sobre sistemas de flotación para nada. Era como un pececillo. Buceando, haciendo burbujas, “nadando”… Yo escuchaba a las otras madres y padres pensar mientras nos miraban “¡Pero qué inconscientes! Se les va a ahogar la niña.
Helado por todas partes, castillos de grandes torres que destruir con los pies, el cubo y la pala, risas, masticar arena, más helados, juegos, descalza, ese culillo al aire sin pañales todo el día… Mi pequeña Vaiana.

 

 

Ahora toca volver a ser solo 3 (bueno, 4, que Amy también tiene sentimientos.. jajaj)
Volver a la rutina, que tiene sus lado bueno. El orden y la monotonía me relajan. ¿No os pasa? Después de muchos días fuera de casa apetece volver a tu sofá, tu cocina, tu cama, tu Netflix por la noche..
¿Cómo llevará Mia esa vuelta? ¿Tendrá depresión post vacacional como nosotros?

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

F A M I L I A #seacabalobueno #vacaciones #family #holidays #BabyMia

Una publicación compartida de myrian | Mumtobe.es (@nairym) el