Llevamos una temporada que pisar el parque por las tardes ha quedado en un bonito recuerdo del pasado. Llueve, llueve, hace frío, llueve, tenemos mocos y tos y además llueve… Las tardes en casa pueden llegar a ser muy largas si no haces nada, por lo que tenemos varias ideas de actividades para amenizar las tardes a la vez que ayudamos a #BabyMia con su desarrollo, y a que no se aburra como una patata, claro…

Ya lleva un tiempo que le gusta mucho usar las ceras de colores y pintarrajear una libreta blanca de papá que se ha auto adjudicado. Coge las ceras con soltura y pinta garabatos, que sus orgullosos padres hemos colgado en la nevera.. Efectivamente, ya no hay nevera. Lo que hay es un mural al estilo Pollock. Una buena opción para los artistas principiantes son las ceras con forma redondeada que les facilita mucho el agarre. Pintamos formas a la vez que vamos nombrando cada uno de los colores: cuadrado rojo, círculo verde, triángulo azul…

Otra actividad que la entretiene mucho tiempo es enroscar tapones. He recortado de los bricks de leche el tapón y el cierre en varios colores. Muy importante hacer un agujero en el centro del tapón por si acaso decide metérselo en la boca, evitar que se asfixie. Para que sea más fácil enroscarlos puedes pegar con silicona a un cartón duro la base de los tapones, alternando los colores. Y para más adelante, cuando empecemos con los números, escribir el mismo número en el tapón y en el cartón junto a la rosca que corresponda. O también se puede hacer pintando formas.

El cesto de los tesoros es un recurso muy bueno y con mucho recorrido. Es muy sencillo: una cesta o cajón se introducen objetos cotidianos de diferentes formas, texturas, pesos… Lo ideal es que sean materiales nobles, como una cuchara de madera de la cocina, la tapa de aluminio de un bote, el tubo de cartón del papel higiénico, un pañuelo…
La peque va sacando objetos, los va explorando y analizando: su tacto, temperatura, tipos de materiales… Lo ideal es acompañar cada descubrimiento de una explicación. Le cuento qué es, de qué color y para qué sirve… Cada vez que jugamos al cesto de los tesoros descubrimos objetos nuevos y es una actividad infinita.

El cajón de los tuppers es otro maravilloso mundo para #BabyMia. Lo tenemos en la parte más baja del mueble de la cocina y los guardamos todos apilados por formas al igual que las tapaderas. Pues le entretiene durante horas sacarlos todos, volverlos a guardar, encajarlos unos dentro de otros… Y así nos deja un tiempo precioso para cocinar mientras la esquivamos por la cocina.

También nos encanta jugar al esconder con nuestro teepee, disponible en nuestra tienda online de Mum To Be. Tiene un agujero en la parte baja del fondo por la que le encanta pasar agachada. Escondemos los juguetes dentro del teepee, cerramos las cortinas de la puerta y nos echamos a dormir dentro. A veces también nos metemos dentro, nos tumbamos en un montón de cojines y leemos cuentos… Es como su pequeña guarida. Y sin duda es un juego que irá evolucionando con ella. Me la imagino más mayor con una linterna por la noche escondida en su teepee leyendo..