Juan Carlos Pajares presentó su colección para el próximo verano. El sueño americano irrumpió en la capital de la mano del diseñador en colaboración con la marca de calzado Jonndo.

AMERICAN DREAM SS17

Nueva York es la principal fuente de inspiración, sus barrios más bajos reflejan algunos de los looks mezclados con el fanatismo que tienen al deporte. El baseball, el fútbol americano o el baloncesto tienen un gran peso inspiracional en esta colección, sus formas se enlazan y entremezclas con prendas de formas exquisitas, dando lugar a piezas muy especiales: pantalones con grandes aberturas en cadera y laterales, chaquetas reinventadas, piezas con volantes, espaldas al aire, o vestidos de aberturas imposibles.

 

La colección está basada y nace de un viaje a la gran ciudad y del análisis de sus habitantes. Es una colección que habla del reflejo de las sociedades de una misma ciudad. Desde el barrio marginal hasta los barrios más ricos se reflejan y evolucionan dentro de una misma colección. Se ha querido reivindicar el poder y el mensaje de la moda más allá de considerarla solo prendas.
Hablamos de que estas transmiten un mensaje si las analizamos bien.

 

Realizada en tejidos con revestimientos de plástico, acabados encerados, tornasolados que varían de color con la luz, rejillas y tejidos tecnológicos como el neopreno o el neopreno 3D, paños y tejidos de fantasía… Uno de los grandes protagonistas es el estampado de la colección junto con los parches que adornan muchas de las pizas con las iniciales del diseñador: JCP. Tejidos y prendas que nos transportan a los institutos americanos y conviven junto con otras piezas realizadas en crepes, organzas y mikados de seda.

 

El diseño emergente español se da la mano con Estados Unidos en un evento que ha sorprendido a especialistas del sector y clientes. Una presentación estática que invadió el corazón de Madrid, la calle Velázquez y la recién inaugurada tienda de la marca de calzado JONNDO, con los que el diseñador ha colaborado en una colección de calzado. Un concepto de desfile invertido en el que el público asistente fue el que desfilaban, mientras que las modelos permanecían estáticas, subidas en gradas, como si de un gimnasio de un instituto americano se tratase.