La elección del cochecito para nuestro bebé siempre es un tema que hay que pensar mucho por el uso que le damos, y por la inversión que supone.

Hace un año ya que conocimos la marca Bugaboo y nos ha acompañado hasta el día de hoy. Primero tuvimos la suerte de probar el Donkey, al que Antonio tenía enamorado por su diseño y robustez.
En marzo, nos unimos al lanzamiento del nuevo Bugaboo Bee5, que es el que tenemos actualmente. Un cochecito muy ligero y cómodo para manejar en el día a día. La verdad es que estamos muy contentos con la elección. Habíamos acertado… pero ahora va Bugaboo y lanza el nuevo Bugaboo Fox… ¿hola?
Es como si hubieran cogido lo que más mola de cada modelo y lo hubieran unido todo en uno… ¡maravilloso!
 
El chasis solo pesa 9,9kg y tiene tres plegados diferentes, a cada cual más compacto. El plegado en una pieza, que además se mantiene de pie, para cogerlo con una mano, meterlo en el hueco en el restaurante que vas a comer, subir unas escaleras… El plegado pequeño para meterlo por ejemplo en el maletero, separando el chasis de la silla o capazo. Y el plegado súper-compacto que ya es quitando las ruedas y se queda como los paquetes planos de Ikea.. ¡vamos!
Las nuevas ruedas con un borde para hacer la zona de contacto con el suelo aún menor hacen que manejarlo sea posible con un dedo. Me recordó mucho a las bicis de carreras, cuyas ruedas son más finas.
Además combina unas ruedas traseras grandes y unas delanteras algo más pequeñas. Con un sistema de amortiguación doble, tanto en las ruedas delanteras como en las traseras que se aprecia en el centro del chasis, haciendo más agradable el paseo no sólo a nosotros, sino también al bebé que transportamos.
La silla está un poco más alta, cosa que agradecerá la espalda de gente un poco más alta.
El freno, que ahora se activa con un sencillo clic, como el típico botoncito de los bolígrafos, se puede pulsar con cualquier tipo de calzado. Y además cuenta con una cesta amplia (de 38 litros)  y con fácil acceso.
Y ya para rizar el rizo, tiene la opción de poner la silla a dos ruedas, una posición ideal para llevarlo por la arena o la nieve.
Han mantenido la filosofía de crear modelos únicos para cada persona ya que son totalmente personalizables, pudiendo elegir el diseño y color de muchas piezas y de todo el textil que lo componen con sus tres gamas Core, Premium y Signature. A las opciones de negro o metal para el chasis, y las llantas de ruedas en burdeos, negro y blanco han añadido el color madera y el negro brillante para los embellecedores de las ruedas. Además de un estampado nuevo para la capota y las fundas, así como el color rojo neón que es precioso.
Además nos contaron cómo habían conseguido hacer que este nuevo Bugaboo Fox estuviera más preocupado por nuestro entorno haciéndolo más sostenible, gracias a que para la fabricación de sus textiles de la gama Core, han utilizado botellas de PET recicladas.
Diseñado para durar, ya que el chasis o esqueleto está diseñado con materiales que aseguran su longevidad y todas aquellas piezas que pueden llegar a desgastarse más fácilmente, con materiales reciclados y reciclables, fáciles de sustituir en caso necesario aunque aseguran que eso no suele pasar.
Y es que en Bugaboo están muy orgullosos de que existan tantos modelos de su marca en el mercado de segunda mano. Eso significa que la gente puede darles uso, y una vez que no lo necesitan, sigue estando en perfectas condiciones para pasar a un nuevo propietario, que a su vez puede actualizarlo cambiando algunas piezas pasa hacerlo más suyo.
Y con este nuevo modelo Bugaboo Fox nos invitan a decir “¡Si!” A todo. Que no nos quedemos sin hacer algo por miedo a no poder ir con el cochecito. Ser padres no tiene por qué privarnos de hacer todo aquello que nos apetezca. ¿Verdad?
Pues estará disponible a partir del 1 de marzo en la web de Bugaboo, aunque ya puedes entrar en la web y ponerte a elegir colores y combinaciones diferentes hasta dar con tu Bugaboo perfecto.