No nos asustemos, no es que las ferias estén de capa caída (que podría ser) sino que la semana nos deja exhaustos. Va a darse el pistoletazo de salida del periplo artístico, regresaremos a nuestra rutina entre la resaca ferial, los encuentros casi anuales entre colegas y las opiniones que se escuchan de uno a otro lado en las charlas de amigos.

La «semana del arte» de Madrid comienza, otro año más ARCO, la feria más veterana, con sus –cada vez más– detractores y con la inexorable necesidad de formar parte de ella bien sea como “fan” o como “hater” pero sin poder pasarla por alto. Este año el país invitado es Colombia, y es que está claro, la tendencia manda. El mercado iberoamericano está ahí, rompiendo con fuerza, y es lo que se necesita… cifras, vender y dejar claro que la industria cultural sigue viva… eso sí, los artistas españoles siguen sufriendo de los mismos males… Agradecidos estamos de ver a algunos de ellos por los stands feriales, me declaro admiradora de muchos de ellos; primero porque son buenos, segundo porque muchos son amigos y tercero porque conozco la lucha a la que se someten para seguir apostando por aportar su granito de arena en algo que en ocasiones les trae más sinsabores que triunfos su profesión que en este país no está bien tratada, desde las administraciones hasta el sector privado, pero no convirtamos este post en otra queja más sobre lo que todos los pertenecientes al sector cultura sabemos… sigamos con el recorrido por lo que acontece la semana.

La segunda más veterana: ART MADRID, una feria que ha pasado por diversas fases, algunas afortunadamente ya olvidadas y que no procede sacar nuevamente a la luz, ya que, en este decimo aniversario, la feria ha renovado su imagen y ha conseguido ponerse las pilas para estar en un contexto de más calidad y de apuesta más coherente con los movimientos que se están produciendo. ART MADRID apuesta este año por una feria algo más joven y renovada, algo más fresca y sigue acertando con la elección de los Solo Project que Carlos Delgado Mayordomo elige con coherencia a las propuestas más actuales. Destacaría de estos el de Moproo Gallery, de Santiago Talavera, que es uno de los artistas que a mi juicio más está creciendo en los últimos años, y el de Espacio Valverde que nos presenta a Hugo Bruce. Del programa general, que se depura de una forma más lenta destacaría el stand de la galería Miquel Alzueta con Victoria Iranzo o Marc de Coene con Jesús Zurita. Llama la atención la gran apuesta por la fotografía de este año.  La verdad es que se podría decir que la “puesta de pilas” de ART MADRID empieza a dejar ver realmente algún fruto.

La tercera de las propuestas: JUST MAD, vuelve al COAM y vuelve con la marca de la casa “arte emergente” o lo que es lo mismo, apuestas más jóvenes y frescas… me quedo aquí también con algunas cosas interesantes que destacar, tenemos al jovencísimo Miguel Scheroff en KIR Royal Gallery o las apuestas de Sicart, que siempre suelen ser muy coherentes. De los Project me quedo con todos desde Tamara Feijoo en Marisa Marimón a Siboney con Fernando M. Romero, Addaya, Tactel, Espacio Líquido, Silvestre, Balaguer y Carolina Rojo… están bien elegidos.

Tras el fallido intento de CASA//ARTE de trasladar sus fechas a febrero y ofertar al visitante una alternativa ferial novedosa, con recorrido expositivo bajo una temática comisarial, surge un relevo altamente interesante, CASA LEIBNIZ, que concebido con una premisa similar a ese intento de cambio de rumbo de la cuarta de las “tradicionales“ propuestas (aunque CASA//ARTE era muy joven y habría celebrado este año su tercera edición) ha acertado con su emplazamiento y apuesta. La palabra feria no aparece por ninguna parte, nace desde cero, sin estigmas de los que librarse y con ganas de ofrecer eso tan necesario al visitante, el descanso “neuronal” al batiburrillo que uno puede sentir al visitar una feria, atrapando a la gente con un tema, con un motivo y con un recorrido que, aunque variado, se presenta coherente y descansado para el visitante. Desde luego que muchos pedíamos a gritos algo cuidado, pequeño, abarcable y desde luego más lejano al concepto feria.

La NEW FAIR es un punto de encuentro, fugaz, ya que dura menos tiempo, pero que intenta tender una mano a aquellos artistas sin galería para que puedan tener visibilidad en la semana de más afluencia de público profesional a la ciudad. 

FLECHA, tradicional también (lleva desde 1994) y que se celebra en centro comercial Arturo Soria Plaza,  se caracteriza por ser una feria de artistas que exponen su obra sin galería que los represente.

No queda ahí la cosa. Seguro que me dejo algo en el tintero. La semana sigue creciendo con proyectos, de mayor o menor interés pero que hacen que al menos la semana ofrezca muchas y diferentes alternativas, desde un proyecto quijotesco de artistas baleares en la escuela de minas, a los estudios abiertos a recibir a toda la afluencia de público que llega a Madrid en estos días. Esta semana Madrid está plagada de cosas por hacer… si no estás aquí, VEN! No te vas a aburrir… para todos los gustos y sobre todo… Para todos los colores!
image7