La verdad es que nunca me he considerado un tipo con suerte. Todo, y cuando digo todo digo absolutamente todo, me lo he tenido que trabajar el doble, y no porque sea especialmente torpe, si no porque en mi vida se han cruzado muchos obstáculos que me lo han puesto digamos, interesante. “Lo que fácil viene, fácil se va”, me repetía mi madre una y otra vez, y con esa máxima he definido mi vida. Tanto en el trabajo como en la vida personal, he tenido que luchar por lo que quiero y para poder estar donde estoy ahora, he tenido que derramar sudor y lágrimas, pero de cualquier modo, aquí estoy. Y puedo decir que estoy muy feliz. Soy feliz porque el tiempo pone a cada uno en su lugar, la verdad solo tiene un camino, y aunque a veces parece que nada sale bien, todo acaba por llegar.

Pero claro, es entonces cuando piensas: “ay! Si tuviera un ‘pequeño empujoncito’ haría tantas cosas ahora! Viajaría, tendría una casa mejor -aunque no me puedo quejar de la que tengo ahora mismo-, ampliaría familia y porqué no, me daría algún capricho”. Sueño despierto, sí, y lo repito tantas veces que un amigo el otro día me comentó que por qué no lo dejaba en manos del azar. Nunca he sido muy fan de los sorteos, vamos, que nunca me ha tocado nada nunca ever, pero lo cierto es que esta oportunidad no se si podré dejarla escapar. Me habló del Big Friday, que no es más que un súper sorteo que se presenta este año como novedad, en el que el 30 de Septiembre se juega un bote mínimo de 130 millones con EuroMillones. Vamos, un empujoncito ‘bien dao’. Total, que me he decidido a participar y lo quería dejar por aquí escrito, en mi blog, para que quede constancia de que soy simpático, humilde y que de verdad lo que quiero es improve my life, que la suerte me ayude a llegar donde quiero, sin olvidar de donde vengo. Vamos, que quiero dejar aquí y ahora por escrito cuales son mis objetivos cuando gane -porque voy a ganar-, para que así podáis recriminarme si me vuelvo loco y no cumplo con lo prometido. Dicho queda. Deseadme suerte.

Post patrocinado