Seguro que has oído hablar de esto este invierno: el layering. Para sobrevivir a las bajas temperaturas sin perder estilo, o bien te haces con un abrigo de plumas al estilo Balenciaga, o caes rendido a la tendencia layering -o lo que es lo mismo, ponerse mil capas para no morir de frío-.

Para seguir esta tendencia en moda hay que tener en cuenta un par de factores: primero, la mezcla, y segundo, las texturas. Para conseguir un look de 10 fíjate en la silueta de las prendas, que se ajusten bien a tu cuerpo para no parecer inmenso, y que combinen entre sí pero sin ser iguales. Busca texturas y conceptos diferentes pero que se entienda, por ejemplo como hice yo mezclando una chaqueta vaquera con un abrigo de corte clásico en color camel. La mezcla de tejidos y de colores azul + camel es un look ganador.

Para darle una nota de color, añadí un pañuelo de seda estampado a modo de bufanda, y como complementos una gorra estilo navy y mis nuevos anillos de ASOS. Sencillo, efectista y sobre todo, calentito.